Nuestras metrópolis están adquiriendo un rostro diferente, gracias a los modernos urbanistas (Ian Gehl, Mikael Colville-Andersen) y los estudiosos de la «eco-ciudad» de la Universidad Erasmus de Rotterdam, pero también gracias a una movilidad ciclista cada vez más extendida en el mundo.

El mundo está cambiando rápidamente y nuestras ciudades también. Esto se debe a que los estilos de vida y la idea de movilidad (entendida como el resultado de combinar diferentes tipos de transporte) están cambiando con la misma rapidez. La ciencia moderna de la planificación urbana está haciendo muy bien su parte, actuando como una fuerza impulsora.

A principios de la década de 1970, el urbanista danés Jan Gehl (que enseñaba en la Real Academia de Artes de Copenhague) se preguntó qué podía hacer para que nuestras ciudades fueran más habitables.
Y como respuesta, planteó el concepto de una ciudad «amigable con la bicicleta» donde la gente utiliza la bicicleta como medio de transporte, las ciudades mejoran y la sensación de paz y seguridad atrae cada vez a más ciclistas a las calles, lo que genera una mayor interacción entre todos los que se mueven por la ciudad.

El lema que sintetizó esta teoría fue «people first»,es decir, son sólo las necesidades de las personas las que inspirarán la planificación urbana de las metrópolis modernas, por lo que cuanto menos coches y camiones circulen por la ciudad, mejor será para los habitantes.

Su influencia es evidente en la capital danesa, Copenhague, considerada universalmente como una de las ciudades más adecuadas para el ciclismo, y un brillante ejemplo de planificación urbana ciclista, donde la regla general es «más espacio para las bicicletas y menos espacio para los coches».
Y precisamente porque sus habitantes se sienten seguros en las calles de la ciudad, más de la mitad de ellos utilizan la bicicleta como medio ordinario de transporte diario. Obviamente, todo presupone condiciones adecuadas, debido a intervenciones dirigidas con precisión.

Que – por nombrar algunos – limitan el tráfico a los coches para reducir la congestión, separan los carriles para bicicletas de las carreteras, asignan superficies específicas para el ciclismo, hasta insertar tiras de granito en los adoquines de las viejas ciudades de Europa para no dañar las bicicletas que la atraviesan.

Como todo el mundo sabe, Dinamarca debe su progreso urbano a Copenhagenize, un movimiento fundado en 2009 por el urbanista danés/canadiense Mikael Colville-Andersen, que pronto se convirtió en el defensor más importante del ciclismo urbano en el mundo, cuyas experiencias de planificación urbana «respetuosa con el ciclismo» han sido exportadas a muchos países. He aquí su filosofía en pocas palabras: hacer un recorrido más corto para una bicicleta que para un coche, para que la bici sea más ventajosa que el coche y, por lo tanto, se convierta en el medio de transporte más barato y rápido de utilizar en la ciudad.

Su influencia es evidente en la capital danesa, Copenhague, considerada universalmente como una de las ciudades más adecuadas para el ciclismo, y un brillante ejemplo de planificación urbana ciclista, donde la regla general es «más espacio para las bicicletas y menos espacio para los coches».
Y precisamente porque sus habitantes se sienten seguros en las calles de la ciudad, más de la mitad de ellos utilizan la bicicleta como medio ordinario de transporte diario. Obviamente, todo presupone condiciones adecuadas, debido a intervenciones dirigidas con precisión.

Que – por nombrar algunos – limitan el tráfico a los coches para reducir la congestión, separan los carriles para bicicletas de las carreteras, asignan superficies específicas para el ciclismo, hasta insertar tiras de granito en los adoquines de las viejas ciudades de Europa para no dañar las bicicletas que la atraviesan.

Como todo el mundo sabe, Dinamarca debe su progreso urbano a Copenhagenize, un movimiento fundado en 2009 por el urbanista danés/canadiense Mikael Colville-Andersen, que pronto se convirtió en el defensor más importante del ciclismo urbano en el mundo, cuyas experiencias de planificación urbana «respetuosa con el ciclismo» han sido exportadas a muchos países. He aquí su filosofía en pocas palabras: hacer un recorrido más corto para un ciclista que para un motorista, para que la moto sea más ventajosa que el coche y, por lo tanto, se convierta en el medio de transporte más barato y rápido de utilizar en la ciudad. Si entonces la bicicleta, además de garantizar un viaje más fluido, aumenta el bienestar personal y salva el planeta porque respeta el medio ambiente, entonces la ventaja para la bicicleta aumenta. Copenhagenize cita como ejemplo el resultado obtenido en Gante (Bélgica): esta ciudad se ha dividido en 4 tramos, pero la conexión entre las carreteras interiores sólo es accesible para los ciclistas, los peatones y el transporte público. Los coches sólo se mueven por las carreteras del anillo exterior. Como resultado, el 25% de los habitantes compraron una bicicleta o empezaron a usar el transporte público o a compartir el coche. El tráfico de automóviles disminuyó un 29% en las carreteras principales y un 58% en las zonas residenciales. Se presta especial atención al aparcamiento de bicicletas, ya sean gratuitas y abiertas (y de fácil acceso), situadas en estaciones de tren o paradas de transporte público, o bien interiores y de pago (seguras y cómodas, en caso de protección de bicicletas de valor, su uso diario frecuente, su empleo en el deporte o el turismo, o si se quiere evitar mantenerlas en casa o subirlas y bajarlas por las escaleras). Hoy en día, las personas viajan juntas en coche para recorrer distancias más largas y recorrer la ciudad en bicicleta o en tranvía y autobús, utilizando una combinación de diferentes medios de transporte.

Progresivo y valioso es la participación de los coches en la economía compartida (car sharing) que utilizamos cuando lo necesitamos en lugar de poseerlo. Mientras tanto, el ciclismo se desarrolla rápidamente: hablamos de autopistas para bicicletas (en Alemania, hay una que va de Duisburg a Hamm durante más de 100 km), mientras que para las rotondas de las intersecciones de bicicletas y coches da la vuelta al mundo la espectacular foto de la suspendida del Hovenring cerca de Eindoven, con forma de platillo volante.

Las ideas de los urbanistas modernos se están convirtiendo en parte de nuestra realidad y -a pesar de las protestas de los automovilistas de todo el mundo- las ciudades se están volviendo cada vez más importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *